Make your own free website on Tripod.com

EL REGRESO DE BAUHAUS Y KRAFTWERK

Cada vez que los miembros de una banda extinta, pasado el tiempo, se reúnen para resucitarla, todo tipo de reacciones se dan en el público, reacciones propias del "circo" del rock, algunos se sienten "traicionados" , otros sienten que les es devuelto algo que les había sido robado, toda clase de teorías se platean acerca del por qué de la reunión , pero mas allá del porqué o para qué (preguntas estas que atormentan a mas de uno) , lo único que importa es que se está creando ( o recreando) arte, sin importar cual fue la razón que los motivo a unirse de nuevo.

En los últimos años, son muchas las bandas han vuelto, y en este momento las reuniones mas nombradas (para bien o para mal) son de dos "leyendas", dos bandas consagradas y de culto, "Kraftwerk" y "Bauhaus", si, nada mas ni nada menos, estas dos bandas son, prácticamente, iconos de la música electrónica los unos, y del rock gótico los otros. Kraftwerk, padres del sonido electrónico, profetas y visionarios, verdadera vanguardia en su época. Bauhaus, grupo de culto extremo, llevados al mas alto punto de la idolatría y el fetichismo, y no es para menos, ellos son, hoy por hoy, paradigma del llamado "rock gótico". Al igual que Kraftwerk lo hizo con la música electrónica, Bauhaus ayudo a definir todo un género (aunque los géneros nunca definen nada, afortunadamente), la influencia de ambas bandas en innegable.

Ellos cambiaron el panorama musical definitivamente, y aunque nadie se hace de las cenizas , ellos fueron absolutos innovadores. Pero... no sería la disolución, o por lo menos una larga ausencia, el camino a la consagración?, todos sabemos de nuestro culto a lo muerto, cuando algo muere se torna más interesante , siempre fue así, es por eso que cabe la pregunta: " no son Bauhaus y Kraftwerk lo que son en la actualidad gracias a su ausencia?", o mejor... "seguiran siendo lo que han sido, ahora que de nuevo existen?" Las leyendas son lo que son gracias a nuestro amor por los muertos , y no es estoy dementando la hermosa obra de ambas bandas, ni estoy desconociendo el impacto que causaron en vida, es solo que al lado de ambas bandas, y de todas las "leyendas", caminaban otros al lado, forjando un mismo camino, y es la suerte la que determina la consagración o el olvido.
Somos nosotros (el público) quienes creamos idolos, no son ellos quienes se crean. De cualquier manera.. están de vuelta!, y vienen más, se rumora desde hace ya tiempo el regreso de Carl McCoy y co., ya saben de quien hablo, verdad?... amanecerá y veremos.

BAUHAUS. Arena Auditorium. Valencia. España. 12 de noviembre. Nunca me han hecho gracia las reuniones de bandas ya desaparecidas, pues ensombrece a las nuevas propuestas, y ademas en la mayoría de los casos lo hacen únicamente por embolsarse un buen montón de dinero (ejemplo claro los Sex Pistols, aunque en España se anularon sus conciertos por escasez de ventas de entradas). Pero en el caso de Bauhaus, no voy a negar que me emocioné el saber que se habían reunido, pues era una oportunidad de poder cumplir un sueño, poder ver en directo a una de mis bandas preferidas de la pasada década, así que no me lo pensé dos veces y en tan punto salieron las entradas fui por la mía.

Llego el día del concierto, la sala estaba repleta de gente, tenía miedo de que me defraudaran y se convirtiera en una estúpida reunión de viejas glorias (han pasado 15 años desde que se deshicieron), pero fue todo lo contrario, fue como si retrocedieramos*ramos 15 años atrás, sacaron sus mejores galas del armario de la ropa vieja, e hicieron una impresionante puesta en escena, como en sus mejores tiempos. Empezaron la actuación de un modo impactante con Double Dare, Peter Murphy ausente, pero presente a través de un monitor de televisión situado en el centro del escenario, y poco a poco fueron desgranando algunos de sus clásicos (In the flat field, God in Alcove, In fear of fear, Kick in the eye, Passion of Lovers, Dark entries, Boys, She's in parties, Hollos Hills, Silent Hedges, una versi—n del tema Severance de Dead Can Dance).
Hubieron tres bises, para los que eligieron 3 canciones de los artistas que mas han influido a Bauhaus, Telegram Sam, Ziggy Stardust, The Passenger (no incluida en ninguno de sus álbumes), la melancólica All you ever wanted y el apoteósico final con su clásico Bela Lugosi's dead. En conclusión, el concierto fue brillante, 90 minutos de bailar, sudar y disfrutar como en los mejores conciertos, y es que sí, este concierto aparecerá para siempre en mi memoria como una de las mejores noches "musicales" que he pasado nunca, pero eso sí, esperemos que lo dejen aquí y que no se les ocurra continuar.


Vicente Belda.